Disfunciones sexuales<< volver

Las disfunciones sexuales pueden definirse como un conjunto de problemas de diversa índole que impiden o dificultan a la persona disfrutar de forma satisfactoria de la sexualidad.

Las disfunciones sexuales, pueden ser clasificadas, como sigue:

  • Trastornos del deseo sexual.
    • Deseo sexual hipoactivo.
    • Trastorno por aversión al sexo.
  • Trastornos de la excitación sexual.
    • Trastorno de excitación sexual en la mujer.
    • Trastorno de erección en el varón.
  • Trastornos orgásmicos.
    • Trastorno orgásmico femenino.
    • Trastorno orgásmico masculino.
    • Eyaculación precoz.
  • Trastornos sexuales por dolor
    • .Dispareunia (no debida a una enfermedad médica).
    • Vaginismo (no debido a una enfermedad médica).
  • Otros trastornos no específicos.
    • Trastorno sexual no especificado.

En la mayor parte de los casos, las disfunciones sexuales suelen ser el resultado de un conjunto variado de factores, que de forma más o menos importante, o incluso actuando conjuntamente en distintos momentos, facilitan su aparición, desarrollo y mantenimiento.

Se suele distinguir entre factores originarios de la causa a índole psicológico o de tipo orgánico o físico. En este último caso, el abordaje es médico, si bien suele otorgarse una mayor relevancia a los factores psicológicos para explicar la aparición y desarrollo de una disfunción sexual.

A la hora de abordar la evaluación de cualquier disfunción sexual, se deben considerar informaciones provenientes de 4 áreas fundamentales:

  1. Orgánica
  2. Psicológica
  3. Sexual
  4. De pareja

El punto final de la evaluación consiste en la organización de la información recogida, orientada al establecimiento de hipótesis de trabajo, y al diseño del programa de intervención.

Orientaciones generales para el tratamiento.Consideramos como básicos, los siguientes principios a la hora de abordar el tratamiento de las disfunciones sexuales:

  1. Una disfunción sexual es un problema que afecta a una pareja concreta, y no a cada uno de sus miembros separadamente.
  2. Como requisito previo al desarrollo de cualquier programa específico de intervención, es necesario proporcionar información y educación sexual adecuada a
    ambos miembros de la pareja.
  3. En la mayor parte de los casos, es necesario disminuir la ansiedad asociada, bien a un aspecto particular de la relación sexual, bien a las actividades sexuales en general.
  4. El aumento de la comunicación y la mejora en las relaciones generales de la pareja es determinante para conseguir resultados positivos.
  5. Los tratamientos deben incluir una parte práctica de entrenamiento en el desarrollo de nuevas conductas sexuales, más adecuadas para la relación con la pareja.

Estructuración de la terapia sexual:
Fase I. - Evaluación y diagnóstico de la disfunción
Fase II. - Información y educación
Fase III. - Tratamiento específico
Fase IV .- Valoración y seguimiento.

 

Gabinete Psicológico Plaza Duque de Alba, 1 - 2ºD Madrid | Teléfono: 91 364 04 46 Móvil: 609 953 524